Los cargadores frontales SEM, presente en más de 80 países, son similares a los modelos “high performance”, pero con un precio más competitivo, ideal para  las pymes de rubros como la construcción, minería, áridos y ganadería. Además se distinguen por  una fácil mantención, que se ejecuta incluso con asesoría telefónica por Diperk, representante exclusivo de la marca en Chile.

 

Construcción, minería, áridos y ganadería, entre otros, son algunos de los ámbitos donde pueden operar los cargadores frontales SEM, una máquina construida en la fábrica de Caterpillar en China, con tecnología de clase mundial.

 

“Estos cargadores SEM tienen la tecnología de Caterpillar, pero a bajo costo, especiales para pyme, reconocidos como el  mejor en su clase”, explica Julio Piña, Gerente Comercial Diperk, empresa que es representante exclusivo de la marca en Chile.

 

El mercado se divide entre máquinas “high performance”, segmento en el que están Caterpillar, Volvo y Komatsu, entre otras, y las marcas chinas que han entrado con fuerza en Chile.  “SEM se dedica a la fabricación de maquinaria pesada desde 1958, y en 2014 pasó a formar parte de Caterpillar Inc, lo que marca la diferencia con su competencia, pues cuenta con el respaldo de un grande. Actualmente cuenta con 2.000 empleados, una fábrica de 510.000 metros cuadrados, y sus productos se venden a más de 80 países”, explica el Gerente Comercial.

 DSC_0537

MAYOR RENTABILIDAD, MEJOR PRECIO

 

Resistencia, potencia y rentabilidad son los conceptos asociados a estas máquinas SEM. “Los equipos están dotados de sistemas que permiten un ahorro de combustible. Eso genera mucha rentabilidad, porque da vida útil del motor, a todo el sistema hidráulico y de transmisión, y a lo largo del tiempo tienes que hacer menos arreglos”, explica el experto.

 

Un elemento central para inclinar la balanza por un cargador SEM es el precio. Por ejemplo, un equipo Caterpillar vale el doble. Y en comparación a los cargadores chinos, los SEM cuestan entre un 2% a un 5% más caros.

 

“Estamos un peldaño más arriba que las otras máquinas chinas en calidad de fabricación y en tecnología, más que nada por el sello de Caterpillar. Los cargadores chinos que están en el mercado chileno son muy básicos, en cambio nosotros trajimos un equipo que se asemeja más a los ‘high performance’, pero con un precio chino”, recalca Gerente Comercial Diperk.

 

Los cargadores SEM están desde Tongoy hasta Puerto Montt pues Diperk cuenta con sucursales en Santiago, Concepción y Temuco, lo que asegura completamente el servicio de posventa. “Por ejemplo, en la Octava Región, si una persona está en Los Ángeles y tiene un problema con la máquina, tenemos un técnico especialista en Concepción, que se puede desplazar y garantizar además todo el servicio de posventa en temas como repuestos, filtros, mantenciones. Tenemos todo cubierto”, señala  en Diperk.

 

Los  tres modelos que se comercializan en Chile:

  • SEM 618 B: Este cargador frontal tiene un balde de un metro cúbico. Está destinado a la construcción y el área forestal. Es multifuncional, porque cuenta con un botón que permite por ejemplo soltar el balde del equipo y acoplar una horquilla como la de un yale o una garra maderera, sin necesidad de bajarte del equipo.
  • SEM 639 C. Es un equipo mediano, con un balde de 2 metros cúbicos. Tiene la  tercera función incluida, con acople rápido, balde, garra y horquilla. Se utiliza en áridos, minerías y forestales de mayor tamaño.  Cuenta con motor Perkins, lo que garantiza el servicio de Diperk, empresa que es distribuidora de esta marca en Chile.
  • SEM 656 D. Tiene un balde de 3 metros cúbicos. Está destinado a  la minería, áridos y grandes forestales. A diferencia de los otros productos que dominan este segmento, no tienen sistemas electrónicos complejos. “Yo le digo a mis clientes que los pueden arreglar hasta con un alambre. No hay necesidad de llamar a un técnico que venga con un computador a resetear el sistema del cargador, y que además te cobra caro”. 

Para mayores informaciones visitar www.diperk.cl