Teniendo como argumento el rápido crecimiento demográfico, la densidad habitacional y la instalación de numerosas empresas en la zona, el alcalde de Alto Hospicio, Ramón Galleguillos, planteó la necesidad urgente de aumentar el límite urbano de la comuna.

En el marco del seminario “Visión de Futuro para la ciudad de Alto Hospicio”, organizado por la Cámara Chilena de la Construcción y donde participaron autoridades de gobierno, académicos y empresarios del rubro, la autoridad expuso que resulta imprescindible ampliar el límite urbano de la ciudad, basado en el crecimiento explosivo experimentado por la comuna en la última década. “De acuerdo a nuestros cálculos en los próximos 10 años, bordearemos los 200 mil habitantes y le pisaremos los talones en Iquique, pues todo el subsidio habitacional se construye en la ciudad, a lo que se suma el hecho que este territorio ha despertado el interés de los empresarios del rubro para construir viviendas para sectores medios y la instalación de industrias, principalmente, dedicadas al rubro de la minería”, sentenció.

En esa línea, la autoridad comunal adujo que si bien el Plan Regulador Intercomunal impide – actualmente – la concreción de esa iniciativa, realizará gestiones para su cambio. “Estamos trabajando con nuestros equipos técnicos para proponer esa modificación, pues Alto Hospicio ya no tiene más áreas hacia donde crecer y existe una demanda latente por terrenos. Esta ampliación del límite urbano debe venir aparejada de modificaciones en el radio operacional de Aguas del Altiplano, que muchas veces ha frenado la instalación de empresas de distintos rubros y, obviamente, de una mayor infraestructura”.

También, el alcalde Galleguillos se refirió en su exposición al Índice de Calidad de Vida, estudio preparado por la Cámara de la Construcción y la Universidad Católica, desestimando las cifras que arrojó ese análisis y que posicionaron a Alto Hospicio en el último lugar del ranking, como la peor ciudad de Chile para vivir.