-Agricultores, con el apoyo de dos proyectos de Corfo, desarrollan técnicas para lograr un producto gourmet sustentable y orgánico.

Siete empresas familiares de Pica se asociaron para iniciar un proceso de producción de limones con los más altos estándares internacionales, de manera que puedan aumentar la producción a través de nuevas tecnologías, de carácter orgánico y sustentable. Esta iniciativa es apoyada por Corfo a través de dos proyectos: Programa de Fomento (Profo) y Fomento a la calidad (Focal).

“La idea es que en un período cercano podamos exportar limones gourmet a mercados de Europa, tales como Londres y Madrid. Ya se han hecho algunos envíos, a manera de prueba, y nuestro limón tiene aceptación. Pero, debemos mejorar los procesos de productividad y trabajar en forma asociativa”, explicó Javier Miranda, quien representa una de las empresas beneficiarias.

En una visita técnica a la parcela Santa Julia, el director regional de Corfo (s), René Fredes Ramírez, constató los avances de ambos programas, destacando el cambio de modalidades ancestrales de cultivo a técnicas actuales, las que permitirán aumentar la producción de una planta de 20 a 100 kilos de promedio anual en 2019. “La introducción y transferencia tecnológica que estamos apreciando aquí, marcará un antes y un después de preciado cítrico de nuestra región”, señaló la autoridad.

Nicolás Suárez, ingeniero agrónomo de campo y encargado de la ejecución de los proyectos, especificó que “se busca iniciar un proceso que permita incidir en el cambio de una agricultura de sobrevivencia a una agricultura sostenible que aporte a la base económica del territorio y el oasis. Para ello, utilizaremos recursos energéticos renovables, se contará con fertilizantes orgánicos, y se modificará la forma del árbol, de manera que pueda tener acceso para la poda y haga más fácil la cosecha. Es decir, plantas más pequeñas que las tradicionales, pero con mayor producción”.

De esta manera, los agricultores de Pica ya cuentan con una generadora de abonos orgánicos a través de lombrices, las cuales mediante un proceso especial producen percolados y humus, cuyos residuos son utilizados como fertilizantes, descartando de plano la aplicación de químicos.

En el Profo actualmente beneficia a cuatro productores, mientras que el Focal agrupa a ocho empresarios agrícolas. Entre todos cubren una superficie de plantaciones que alcanzan a las 13 hectáreas, las que se distribuyen en Pica y Matilla.

Otro de los objetivos de esta propuesta, es la instalación de “buenas prácticas agrícolas, apoyando y gestionado a los asociados para que estén certificados con Global Gap, y además estén en condiciones de ingresar a mercados más exigentes y rentables. También se apunta a una oferta de calidad, con volumen continuo, amigable con el medio ambiente y sea sustentable económicamente, ingresando a mercados de nicho.

“Queremos que se desarrolle una agricultura con investigación, desarrollo e innovación, además de la incorporación de profesionales que asesoren en forma continua en unidades demostrativas, aplicando prácticas eficientes de manejo, como el aseguramiento de la cantidad óptimas de agua por árbol, aplicando podas eficientes, y desarrollo una agricultura orgánica”, indicó el director de Corfo.

De esta manera, se orienta a aumentar la competitividad, modernizando la gestión productiva y comercial, desarrollando e instalando sistemas de tecnologías de información (TICs) para el control y gestión de la producción, costos de producción y fijación de precios.