En prisión preventiva quedaron ocho miembros de una organización delictual dedicada al tráfico de drogas denominada “La Familia”, vinculados con el homicidio de la ciudadana boliviana Rosalva Gómez Bejarano -cuyo cuerpo fue encontrado el 29 de agosto pasado en la bajada de Alto Hospicio (AH)- y la desaparición de su pareja Edwin Montaño García.

La Policía de Investigaciones de Iquique, en un trabajo mancomunado con la Fiscalía de Alto Hospicio (AH), iniciaron una investigación basada en el análisis criminal y de inteligencia policial, con el objetivo de relacionar el homicidio de la víctima, con una organización delictual asociada al tráfico ilícito de drogas.

Conforme a lo anterior, se dio cumplimiento tanto a órdenes de detención y órdenes de entrada y registro de domicilio respectivamente, autorizadas por el Juzgado de Garantía de AH, con la finalidad de reunir evidencias que tuvieran relación con el delito del homicidio investigado, resultando detenidas 11 personas, todas de sexo masculino, 10 de ellos de nacionalidad colombiana y un chileno.

Dicho operativo, denominado “Fuerzas Unidas”, tuvo un despliegue de 180 funcionarios policiales de todas las Unidades pertenecientes a la I Región Policial de Tarapacá, y contó con la colaboración de las Brigadas de la Prefectura Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado Norte (Preanconor).

Trabajo en el sitio del suceso

Las evidencias levantadas durante el allanamiento de 12 domicilios tanto de Iquique como de la comuna de Alto Hospicio, corresponden a pruebas de tipo balística, cinco armas de fuego; munición; droga; artículos para dosificar y comercializarla; dinero en efectivo y se está a la espera de los resultados de las pericias de tipo biológicas.

La investigación a cargo de la Brigada de Homicidios (BH), se apoyó en las pericias desarrolladas por los peritos del Laboratorio de Criminalística (LACRIM), las cuales permitieron poner a disposición de los fiscales pruebas de calidad, quienes solicitaron la prisión preventiva para 10 imputados y la internación provisoria para un menor de edad y, pese a la oposición de los defensores y tras seis horas de audiencia, tal petición fue acogida por el Magistrado de Alto Hospicio, Carlos Perasso.

El Jefe del Laboratorio de Criminalística Regional Iquique (LACRIM), Comisario Esteban Chávez, señaló que “en el operativo por el homicidio de la ciudadana boliviana Rosalva Gómez, ha sido clave el trabajo realizado por el LACRIM, debido a que son necesarias las pruebas científicas para vincular a los detenidos del hecho que terminó con la vida de la joven”. 

Fijación de evidencia en el sitio del suceso:

En el lugar se hicieron rastreos balísticos, los que cobran vital relevancia al ser encontradas diversas armas de fuego de puño y municiones, en poder de los sujetos.

Pericia Planimétrica:

El Laboratorio debe realizar levantamientos fotográficos y planimétricos in situ, que permitan a la justicia tener claridad del lugar donde se encontraron las evidencias y en qué estado estaban, dando transparencia al procedimiento investigativo policial, para lo cual utilizan sus cámaras fotográficas y aparatos de medición, los cuales, posteriormente, son analizados por el LACRIM.

A su vez, se pericia evidencia, que en muchos casos, se relaciona con determinación de huella genética, a través del análisis de fluidos corporales.