En sendas jornadas realizadas en Alto Hospicio, los integrantes del Nodo Solar Tarapacá participaron en un laboratorio técnico orientado al fortalecimiento del conocimiento y capacidades de las empresas del rubro, desarrollando asimismo metodologías de armado de paneles, además de conexiones y revisión de instalaciones.

La actividad corresponde al Nodo Solar Tarapacá, programa apoyado con Corfo y que cuenta con la participación de la Cámara de Comercio de Iquique, la Corporación de Desarrollo Tecnológico y la Cámara Chilena de la Construcción de Iquique. En este proyecto, 30 mipymes se incorporaron a un proceso de capacitación en nuevas tecnologías en Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

El director regional de Corfo, Raúl Fernández Rojas, señaló que los objetivos del curso son “entregar conocimiento de valor en marco de las mejoras de cada pyme y profesional participante del proyecto, teniendo como base el desarrollo e instalación de un proyecto solar fotovoltaico a escala residencial y a escala industrial a través de todas sus etapas”.

La iniciativa se inserta en los programas estratégicos de la corporación estatal y tiene como objetivos el fortalecimiento de empresas de Iquique para la generación de energía de pequeña escala como solar fotovoltaica y solar térmica, para el mercado residencial y de pequeña industria.

El nodo facilita la transformación desde la prestación de servicios actuales, hacia nuevos modelos de negocio basados en el potencial de generación existente en la zona y su potencial exportador, a fin de responder a las expectativas energéticas y desafíos técnicos derivados de la aplicación de la ley de “netbilling”, así como la franquicia tributaria para colectores solares térmicos, Ley 20.365.

El proyecto, también apunta a desarrollar capacidades técnicas de las pymes que se puedan desempeñar como prestadores de productos y servicios del mercado solar fotovoltaico y solar térmico residencial. Inicialmente con énfasis en aspectos técnicos para generar e instalar capacidades, seguido durante el segundo año de formación práctica que permita extender la oferta hacia otros sectores energéticos con mayor avance.