Profesionales del programa Viuda Sana de todas las comunas de la Región de Tarapacá se reunieron en la ciudad de Iquique para ser parte de una capacitación en la que mejoraron y compartieron sus conocimientos.

Durante la jornada que se extendió durante dos días en la que participó la referente del Ministerio de Salud de esta iniciativa, Natalia Dinamarca, los equipos dieron a conocer sus experiencias exitosas para mejorar los hábitos de la población beneficiaria.

Médicos, nutricionistas, psicólogos,  profesores de educación física, terapeuta de actividad física y  kinesiólogo; son algunos de los profesionales que participan de estos equipos interdisciplinarios que trabajan desde los consultorios de la Atención de Salud Primaria, APS, con usuarios Fonasa de 2 a 64 años que cumplen con los criterios de inclusión.

La referente del programa Vida Sana del Servicio de Salud de Iquique, Berta Fernández, informó que el objetivo de esta instancia es contribuir a reducir los factores de riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 y enfermedades cardiovasculares en los niños, niñas, adolescentes, adultos y mujeres postparto a través de una intervención en los hábitos de alimentación y actividad física.

“Para materializar este programa en cada una de las comunas de nuestra región, el Ministerio de Salud transfirió en total más de 167 millones de pesos destinados a contratación de recurso humano, financiamiento de insumos, toma de exámenes y realización de capacitaciones”, enfatizó Fernández, quien agregó que mediante esta estrategia se busca  controlar la mal nutrición por exceso,  mejorar perfil metabólico y optimizar la condición física.

La referente del programa Vida Sana del Servicio de Salud de Iquique, sostuvo que la estrategia de esta iniciativa responde a un enfoque comunitario e interdisciplinario, con  actividades en el entorno educativo u otras organizaciones distintas al centro de salud, “para lo cual se requieren alianzas estratégicas con diferentes instituciones públicas y privadas que cumplen un importante rolen los hábitos de vida saludable, potenciando la intervención con los espacios de la vida cotidiana que favorezcan una modificación de la conducta y hacer sustentable sus cambios”.